Consejos para reducir consumo energético con las persianas
Reparación de Persianas Reparación de Persianas Instalación y Reparación de Persianas de todo tipo a Domicilio
Servicio Técnico 24 horas
Reparaciones a Domicilio

Consejos para reducir el consumo energético con las persianas

Mucha gente no lo sabe, pero es cierto que el uso que le des a las persianas de una vivienda puede llegar a reducir el consumo energético del hogar. Según diversos estudios, gracias a las persianas este ahorro puede suponer el 10% de la factura de cada mes. Pero, ¿por qué? Y lo más importante, ¿cómo?

Persianas aislantes

Las persianas como aislante energético

Las persianas pueden actuar como aislante y esto es un factor muy importante cuando hablamos de calefacción. Normalmente se desperdicia gran parte del calor que han irradiado los radiadores o las estufas; no importa que las ventanas estén cerradas porque las altas temperaturas siempre tienden a escaparse de la estancia. Por tanto, para conservarlas hay que ponerles todos los obstáculos posibles con el fin de retener el calor. ¿Cómo? Por ejemplo con las persianas. Los cristales de las ventanas, por sí solos, pueden reducir la entrada de frío y la salida de calor, sin embargo esta no es su función principal, por lo cual nunca van a aislarla por completo. Necesitan algo más; necesitan persianas.

Dependiendo del material con el que estén fabricadas las persianas, que suele ser de aluminio o PVC, entre otros, este hermetismo será mayor o menor. No obstante, lo que está claro es que siempre van a actuar como barrera frente a dos agentes térmicos, el interno y el externo. El interno, refiriéndonos a la vivienda como tal y al calor que se genera en ella a través de la calefacción, no permite que éste se escape. Mientras que el externo, haciendo alusión al viento o al frío que proviene de la calle, impide su paso o al menos reduce su entrada. Para que este aislamiento sea más efectivo, es importante que las persianas permanezcan bajadas del todo, de este modo se frena el intercambio térmico entre el interior y el exterior de la vivienda.

Las persianas ayudan a conservar el calor

Pero hay una excepción que confirma la regla: ¿para conservar el calor siempre hay que bajar por completo las persianas? Siempre no, depende de la hora del día y de la orientación de la vivienda. Durante las horas de luz, se pueden aprovechar los rayos de sol para conservar mejor el calor. Por tanto si es de día y la ventana está orientada hacia el sol, se recomienda dejar las persianas a media altura. En este caso se cumple una doble función: la barrera protectora de la que hablamos antes y la de aprovechamiento del calor procedente de la luz solar. En otras palabras, según el momento y la situación, un uso adecuado de las persianas puede suponer una excelente forma para mantener caliente la vivienda al tiempo que se consigue un ahorro económico importante.

También hay más factores a tener en cuenta. Por ejemplo, si tienes una estancia bastante sombría, como pueda ser una habitación que dé directamente a un patio de vecinos, se recomienda que las persianas permanezcan bajadas en la medida lo posible. No tiene mucho sentido tenerlas levantadas si no va entrar luz solar que las caliente. Y este consejo gana enteros cuando no se utiliza demasiado dicha estancia, porque la cantidad de energía que retendrá seguramente será superior a la que perdería si se encendieran las luces.

Pero el uso adecuado de las persianas no solo puede repercutir de manera positiva en la calefacción, sino que también puede hacerlo con la climatización. En este caso se lleva a cabo el mismo proceso físico, pero a la inversa; el calor está fuera y dentro el frío, pero tienden a intercambiarse. Cuando se activa el aire acondicionado en una vivienda o local y se pretende conservar la temperatura deseada en la vivienda, sin desperdiciar tanta energía, es importante aislarla. Y volvemos a lo mismo, las persianas pueden actuar como aislante térmico. Hay que bajar las persianas de la ventana para impedir que se escape el frío y que entre el calor de fuera.

Si tu vivienda no cuenta con aire acondicionado, debes de saber que las corrientes de aire son el refrigerante más natural. Por tanto, en lugar de encender un ventilador eléctrico durante horas, prueba a abrir las ventanas y a levantar un poco las persianas durante unos minutos. Esto sirve para que pase el aire, pero no el calor, y debes hacerlo durante los momentos del día en los que la temperatura sea más baja para que el ambiente se refresque más. Pero si lo haces durante las horas más cálidas del día, coloca un bol con unos cubitos de hielo para que el frescor se reparta mejor. Cuando hayas terminado con las corrientes de aire, recuerda cerrar de nuevo las ventanas y bajar las persianas.

Por tanto, no solo por economía, sino también por respeto al medio ambiente, es importante que cambies estos pequeños hábitos del día a día. Aprende a conservar la temperatura de tu hogar y a optimizar el aislamiento de tu vivienda utilizando las persianas de una manera más sensata, práctica y adecuada.

Atención personalizada

Disponemos de instaladores especializados en cada producto por lo que podrás tener una atención personalizada para tí.

Reparaciones de Calidad
Atención Permanente

Llama ahora y te antenderemos en el momento. Disponemos de un servicio de atención permanente para que puedas solucionar tus problemas lo más rapidamente posible. Llama ahora.

Teléfono de Reparación de Persianas 606 459 568
Reparación de Persianas